Menu Close

Adiós a la Próstata por Jotamario Arbeláez

Como me mantengo entre los ‘Sagrados archivos’, revisando los escritos de esa juventud insolente, encuentro que los insultos a nuestros enemigos declarados, como eran en principio los académicos, era “viejos prostáticos, reumáticos y gotosos”. Me ha llegado el tiempo de saborear esas mieles. ¡Qué vaina! No me había dado cuenta de que he llegado a viejo tirándomelas de joven.

Salí de Cali en 1970, demacrado pero lleno de ardores, a tratar de tomarme a Bogotá y al planeta con mis escritos, cosa que en gran parte he logrado. Hasta rubicundo llegué a ponerme, traicionando esa palidez de conquistador extenuado tan bien vista en cocteles y aeropuertos. Rebosaba juventud hasta por los bolsillos vacíos, que con el correr del tiempo se fueron llenando solos, cumpliéndose lo que me diría García Márquez en un encuentro: “El artista, al que mientras prepara su obra le toca comer mierda, y aguanta, termina cagando oro”. Como no me tocó comer mucha tampoco fue tan abundante la digestión. Me he mantenido en mis 13 desde que hice parte de la antología ‘13 poetas nadaístas’, y aquí voy, con mi fardo de poemas publicados y en borrador, que son los que me permiten seguir tirando, como se dice. En el camino he visto cómo quebraban empresas e ideologías, menos aquella a la que me apunté desde imberbe, porque era una corriente filosofal carente de postulados, y por ello sobrevivió a la muerte de las ideologías.

Como me mantengo entre los ‘Sagrados archivos’, revisando los escritos de esa juventud insolente, encuentro que los insultos a nuestros enemigos declarados, como eran en principio los académicos, era “viejos prostáticos, reumáticos y gotosos”. Me ha llegado el tiempo de saborear esas mieles. ¡Qué vaina! No me había dado cuenta de que he llegado a viejo tirándomelas de joven. 

El doctor Kiko Becerra me cursó invitación al homenaje que le haría al alma de nuestro querido Armando Holguín Sarria el jueves 22 en El zaguán de San Antonio, un almuerzo corrido rociado en vinos bajo el lema: ‘Poemas a lo loco’. Y mi hijo Salvador a la apertura de la exposición de la pinacoteca nadaísta en la Galería Casa Granada el 23. Y el doctor Adolfo Vera a la celebración de sus 70 el sábado 24. Me apliqué la loción infalible para visitar mi ciudad, donde damas de ensueño me vienen acosando sexualmente con su belleza, pero ¿quién soy yo para acusarlas cuando en realidad me siento halagado? Soy de esa clase de filósofos esteticistas que salen a la calle en busca de una beldad. Fui a orinar, pero ya en el baño no me salió ni una gota por más esfuerzos que hiciera, y en ese lugar de culto comencé a sentir un dolor como de torturado en el Cantón Norte, por lo que me dirigí a toda prisa donde mi urólogo el Dr. Salazar, quien sentenció que me había llegado la hora, es decir a mi próstata, de abandonar el cuerpo que durante 78 años le dio cabida. Para que no perdiera mis importantes compromisos acudió a aplicarme una sonda. Pero qué, doctor, ¿y una vez en Cali ni un whiscacho ni un polvorete? Puede tomarse todos los whiskies que quiera. 

Una vez en casa de mis hermanos, donde llegué ensopado, se repitieron en cascada los dolores atroces que después vine a saber obedecían a espasmos vesicales del cuerpo tratando de expulsar el cuerpo extraño que lo invadía. Me pregunté por qué a las mujeres no les pasaba lo mismo. En esa parte, la más sensitiva del cuerpo, bastón de mando con el que llegué a conocer y disfrutar los éxtasis angelicales del séptimo cielo, estoy padeciendo los tomentos demoniales del séptimo círculo del infierno… Y pongo puntos suspensivos en esta frase para gritar.

“Esto es duro y mata al hombre”, solía decir mi tío Picuenigua cuando sucedía algo doloroso. Recordé que un compañero publicitario, por los 80s., me vaticinó: “Usted se va a acabar como los trompos, por el herrón”. El caso es que no pude ir al homenaje a Armando, ni a la exposición de mis nadaístas pintores ni al cumpleaños del Dr. Vera, acompañado por la adorable cantante Alelí. Y no puedo regresar a Bogotá porque temo que la sonda rebase y me moje en los pantalones o me dé por aullar como un lobo a 70 mil pies de altura. Afortunadamente aparece el Dr. Antonio Joaquín García, de Saluvité, quien en ocasiones anteriores me había cantado: “Esa próstata es mía”, y quien se ofrece a llevarme de la mano al quirófano. (Continuará)

Tomado de Adiós a la Próstata
Jotamario Arbeláez
Para el Diario El País Cali